Buscar en este blog

Payne y Roca Barea sobre esclavitud, racismo y Colón



Stanley G. Payne ”España, una historia única”:


        “A finales del siglo XX los multiculturalistas occidentales comenzaron a imaginarse utopías, según los términos que gustaban utilizar, cultual y étnicamente “diversas”, en las que distintas culturas y civilizaciones coexistían armoniosamente. Este ideal se convirtió en un rasgo cardinal de las instituciones culturales y educativas de Europa occidental y, sobre todo, de Norteamérica”. 


         “El islam es la única religión importante del mundo que exige categóricamente la continuación constante de la acción militar contra los infieles, y sus seguidores han destacado por llevar a cabo durante mucho tiempo y, durante siglos, con bastante éxito, conquistas militares”. 


        “En Occidente, los musulmanes norteafricanos conquistarían posteriormente Sicilia en el siglo IX, continuando con sus ataques sobre territorio europeo-occidental hasta el XIV. Las incursiones, en forma de piratería a gran escala y de captura de esclavos, se prolongarían durante medio milenio más, hasta comienzos del siglo XIX. 


La obligación de ‘practicar’ la yihad, concebida como conquista militar de los infieles, fue un rasgo constante dela cultura y la práctica islámicas durante más de mil años, que sólo declinó en la época contemporánea cuando las sociedades musulmanas se volvieron totalmente inferiores desde el punto de vista de las armas. Durante el siglo XX, Turquía , principal potencia islámica, recurrió al genocidio contra sus minorías cristianas. Las numerosas referencias que hay en el Corán a la obligación de enfrentarse militarmente a los infieles y de matar en nombre de la fe son una de las principales diferencias entre el cristianismo y el islam”. 


         “Si las armas andaluces triunfaban, las cabezas de los caídos cristianos solían mostrarse en las murallas de Córdoba, lo cual no era un símbolo de una sociedad especialmente ‘tolerante’. 


No se permitió la construcción de iglesias nuevas y algunas de las existentes se convirtieron en mezquitas, prohibiéndose el toque de campanas y cualquier otra actividad fuera de los templos cristianos…


Los judíos y cristianos tenían que llevar una indumentaria especial para indicar su religión. No podían caerse con mujeres musulmanas, sólo podían montar en burro, tenían que ceder el asiento siempre que un musulmán quisiera ocuparlo y no tenían igualdad en los procesos judiciales…


Hay que destacar el típico sometimiento de la mujer musulmana, cuya situación era totalmente distinta a la de las mujeres en la sociedad hispano-cristiana, donde éstas podían heredar, mantener hasta cierto punto sus propiedades y, finalmente, gobernar a título individual como monarcas de todo un reino.”


En teoría, el islam, al igual que el cristianismo, rechaza la discriminación racial, pero la realidad era muy diferente. Los árabes se mostraban profundamente conscientes de la superioridad de su casta y su raza, haciendo de menos a los ‘hijos de mujeres blancas’, racialmente inferiores, aunque esas mismas mujeres fueran las más deseadas para los harenes árabes…


En la sociedad musulmana la esclavitud era un fenómeno común, que, al igual que en la antigüedad, era de índole multirracial, dado que los esclavos procedían de todas las razas y grupos étnicos no musulmanes, aunque los esclavos negros solían ser los que ocupaban las posiciones inferiores. La sociedad andalusí siguió estando profundamente segmentada, no sólo por motivos religiosos, también en función de las dientes categorías de musulmanes: la élite árabe, que se dividía en linajes; las tribus y zonas bereberes (con sus correspondientes estratos internos), y la mayoría conversa de origen hispano…


La esclavitud era un rasgo cardinal de la ‘tolerante’ y ‘conviviente’ sociedad andalusí, y tanto en Córdoba como en las demás ciudades importantes la trata contaba con destacados mercados internacionales. Mahoma proclamó que los musulmanes no podían ser esclavos, pero aprobando explícitamente esa práctica dentro de las sociedades islámicas…


Un importante y novedoso rasgo de la esclavitud islámica fue el desarrollo a gran escala de la trata de esclavos africanos negros


Los musulmanes también fueron los primeros en calificar a los negros de grupo racial singularmente inferior, por lo que su escolarización resultaba más natural y apropiada.



        “Si en la experiencia medieval española puede encontrarse algún tipo de ‘convivencia’, ésta no tuvo lugar en al-Ándalus, donde los cristianos desaparecieron por completo, sino en los reinos reconquistados por los cristianos a partir de finales del siglo XI.”




María Elvira Roca Barea, "Fracasología":


        “En pocos años, Cristobal Colón ha pasado a ser el enemigo público número uno. Detrás de California va a ir medio mundo, porque este discurso se hará dominante en Estados Unidos y, por tanto, en la angloesfera, y de ahí pasará al resto.”


        “En España, la oleada anti-Colón y anti-fray Junípero se critica más o menos en algunos medios y poco más. Lo grave, lo verdaderamente grave, es que las élites intelectuales de los quinientos millones de seres humanos que conforman la hispanosfera no se pongan ni a pensar en las razones por las que esto sucede ni, por supuesto, a explicarlas. Es difícil que pueda haber explicación donde no hay pensamiento ni análisis. Compran el producto que les fabrican tan contentos. Por supuesto, nuestras élites políticas tampoco reaccionan: están de perfil esperando a ver por dónde viene la próxima bofetada para ponerse a cubierto y, contentando a quien se la ha dado, evitar que le den una segunda. Y mira que es fácil. Donde hay un concejal Mitch O’Farrel que propone y consigue que Colón sea suprimido como una vergüenza para la humanidad, podría haber un concejal Pepe Pérez que le quita la calle a Thomas Jefferson (hay cientos de calles en España que llevan este nombre) por ser dueño de una plantación de esclavos. Es que estamos por la justicia histórica en lo tocante a la discriminación racial. Pero esto no va a ocurrir. Solo de pensarlo, a nuestras élites políticas, tan aguerridas, les da una jaqueca y necesitan ibuprofeno, vaso de leche y almohada blanda.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario