Prusianismo y socialismo. Oswald Spengler

- Los marxistas son solamente fuertes en la negación y fallan en lo positivo. Al fin se llega a comprender que su maestro no ha pasado de ser un crítico y nunca un creador. 

- Ha fenecido la época de los partidos políticos. Nosotros, los individuos de Occidente nos hemos vuelto escépticos. Los sistemas ideológicos no lograrán confundirnos. Los programas son atributos del siglo pasado. 

- En las grandes crisis todos los demás combatían por el triunfo o la derrota; nosotros siempre hemos luchado por la victoria o el aniquilamiento. 

- Solo el pueblo de Federico el Grande y el de Bismarck, podría arriesgarse a presentar semejante resistencia. 

- Cada francés verdadero ha sido y es, aún hoy día, un buen burgués. 

- La tierra clásica de las revoluciones del occidente europeo es Francia. 

- El inglés trata de convencer al enemigo interno de la debilidad de su situación. Si no logra convencerlo, empuña revólver y espada con toda flema, y lo doblega, sin recurrir a una acción revolucionaria melodramática.

- Solo la revolución francesa es una lucha de clases, por las categorías, pero no por las clases económicas. Los pocos privilegiados son incorporados a la masa igualitaria de la burguesía. 

- El rey no es más que el primer servidor del Estado (Federico el Grande). A cada uno le es asignado su puesto y obedece. Esto viene a constituir, desde el siglo XVIII, el socialismo autoritario, que en su esencia es anti liberal y antidemocrático, siempre en lo que atañe al liberalismo inglés y a la democracia francesa. 

- El estallido de la revolución fue al mismo tiempo la rendición del país al enemigo. 

- Patria y revolución en 1792 eran idénticos, en 1919 representaban contrastes. 

- Un gran hombre es aquel que comprende el latido de su época y en el que el espíritu de la época se ha personificado. Su advenimiento no tiene por objeto diluirlo, sino cumplirlo.

- La historia de todas las culturas es una guerra sin fin entre los pueblos, entre las clases, entre los individuos, y siempre por la misma y única difícil cuestión. Tan pronto sale a la luz alguna creación se manifiesta el espíritu antagónico.

- Hay tres pueblos de occidente que han adoptado el socialismo en el sentido más amplio: los españoles, los ingleses y los prusianos. 

- Los jesuitas son la única y última fundación desde aquellas órdenes de caballería que se habían constituido para combatir a los herejes. 

- El español se considera como portador de una gran misión. Es soldado o sacerdote. Después, sólo el estilo prusiano ha generado ideal semejante de tanta severidad y resignación. 

- Los pueblos prusianos y español se levantaron contra Napoleón. Y aquí en el Escorial es donde encontramos la cuna del Estado moderno. 

- El espíritu español pretende conquistar el planeta y establecer un imperio en que no se ponía el sol. Colón entró a su servicio, y compárese a los conquistadores españoles con los condottieri italianos, pues aquellos transformaron toda la superficie de la tierra en objeto de la política de todas las naciones del occidente europeo. La misma Italia pasaba a ser provincia española. 

- La Alemania española representada por su casa imperial sucumbió en 1648 ante la monarquía francesa, pues, en la primera, los diferentes príncipes imitaban el espíritu de la corte de Versalles. 

- Hay cierta diferencia entre un pueblo cuya alma se ha forjado con la convicción de su situación insular, con otro que resguardaba una región que careciendo de límites naturales quedaba expuesto por todos los lados a las incursiones de los vecinos. 

- El liberalismo es cuestión de bobos. Delibera acerca de lo que no le incumbe. 

- El liberalismo significa: el Estado por y para sí y cada uno para sí. Es una fórmula según la que no se puede vivir, siempre que de modo liberal se opte por otra forma. 

- El capitán es preferido al teniente aunque éste sea príncipe o millonario. 

- Las obligaciones inglesas que imponen las costumbres sociales son más severas que las del uniforme prusiano. 

- El prusianismo es exclusivista. Rechaza aún en sus formas proletarias al obrero de los demás países, adornando con su seudo socialismo egoísta. 

- El prusianismo genuino no desprecia a nadie; se le teme. 

- Un régimen de deberes sociales garantiza al hombre de mente amplia un dominio del mundo interno, que es irreconciliable con un régimen de derechos sociales, o sea con el ideal individualista. 

- El inglés en su interior es esclavo, como puritano, como racionalista, como sensualista y como materialista. 

- Creador y afirmativo resultó el barroco, en el que también el catolicismo alcanzó a la cúspide de vitalidad y de existencia, cuando el español creó la contra-reforma y el jesuitismo militante. 

- A fin de vencer la innata inercia humana, la ética prusiana ordena: en la vida no se trata de felicidad, simple con tu deber, con el trabajo. La ética capitalista inglesa ordena: enriquécete y no estarás obligado a trabajar. 

- El pueblo inglés está acondicionado sobre las diferencias de ricos y polares; el prusiano en conformidad al espíritu de mando y el de obediencia. 

- En Inglaterra democracia significa la posibilidad para cualquiera de enriquecerse; en Prusia la de alcanzar a cualquier jerarquía. 

- Que el inglés verdadero acepte órdenes de un individuo que nada tiene, le es tan insoportable como al prusiano inclinarse ante la mera riqueza. 

- Los ingleses fueron los primeros que bajo el título de economía política escribieron su doctrina de la explotación del mundo. 

- La historia mundial es la historia de las naciones y la historia de las naciones es la historia de sus guerras. Las ideas, cuando exigen una decisión efectiva, se disfrazan de entidades políticas, de naciones, de pueblos y de partidos. Hay que dilucidarlas por medio de las armas, no de las palabras. 

- Las formas políticas en sí carecen de sentido. Expresarlas lo puede hacer cualquiera. Pero darles vida y llenarlas de plena realidad no puede nadie. 
- Una discusión filosófica respecto de monarquía o república es una riña por palabras. La forma de gobierno monárquico de por sí no existe, como tampoco existe la forma de una nube de por sí. Resulta que no se puede comparar a una república antigua con una de la Europa occidental. 

- Que la democracia y el voto general son métodos probados del capitalismo, ha sido demostrado en todos los países que han importado este sistema de Inglaterra. 

- Si Marx hubiese comprendido la razón del trabajo prusiano, de la labor por ella misma como servicio que se presta a la colectividad, y no para sí, sino como una obligación que ennoblece, sin consideración al trabajo que se ejecuta, posiblemente no habría redactado su manifiesto. 

- Marx ha ampliado a toda la humanidad las condiciones de la Inglaterra industrial que había contemplado desde un punto de vista muy esquemático y poco definido. 

- Darwin sostenía, apoyándose en Malthus, que su sistema era aplicable a todos los organismos, cuando en realidad apenas puede ser aplicado a las especies de animales superiores, semejantes al hombre y que resulta errado cuando se considera su aplicación a la creación selectiva. 

- El siglo XIX era el de las ciencias naturales, el siglo XX le pertenece a la psicología. Ya no creemos en el predominio de la razón con respecto a la vida. Comprendemos que la vida prima con respecto a la razón. El conocimiento del hombre nos es más importante que las ideologías abstractas y generales; de optimistas nos hemos transformado en escépticos, no debemos considerar lo que podría haber sucedido, sino lo que ha de venir. En vez de transformarnos en esclavos de ideales debemos de preferentemente tratar de dominar los acontecimientos. 

- Dentro de unos años se contemplará con ironía lo que hoy se considera como socialismo internacional en el concierto del mundo. 


- Nosotros, los individuos de Occidente, en materias religiosas hemos concluido. La religiosidad primitiva de las almas de nuestras ciudades se ha transformado en problema intelectual.