Buscar en este blog

Leni Riefenstahl, Conversaciones - Recopilación prensa


- Mientras practico alpinismo en las Dolomitas, comienza la guerra. Como reportera de guerra sigo a la Wehrmacht a Polonia. Después de cinco días en el frente, asisto a una masacre de civiles cerca de Konskie y abandono mi destino. Gran parte de la guerra estuve trabajando en la película Tiefland, una ópera ambientada en España y en la rebelión de un pueblo contra un tirano local. Este proyecto no es del interés de Hitler y no me ayudará en su realización. Hacia el final de la guerra, me caso con el coronel Peter Jacob. Adolf Hitler nos invita a Berghof, su residencia en los Alpes bávaros. Allí descubro a un hombre que vive un naufragio mental y físico. 

- Al terminar la guerra, los norteamericanos me arrestan y "desnazifican" en un campo. Finalmente me liberan, aunque poco después vuelvo a ser detenida y "desnazificada" una segunda vez, en esta ocasión por los franceses. Me divorcio de mi marido al salir del campo. 

- Visito por primera vez a los nuba, una tribu del sur del Sudán. Les hago cientos de fotografías , que serán publicadas en dos libros. Son hombres de otro planeta, extraordinariamente bellos, generosos, valientes. Hasta el año 2000 los visitaré decenas de veces. 

- Vivo con los nuba en un pueblo de las montañas, en Tador. Soy consciente de la presión a la que se ven sometidos estos pueblos. El Gobierno de Jartum lleva a cabo una guerra étnica para erradicar su cultura. 80.000 personas están en peligro. Pueblos enteros han sido desnutridos, sus hombres asesinados, sus mujeres violadas y casadas a la fuerza con soldados. El ejército dispara contra los aviones que les llevan ayuda contra la sequía. El gobierno del  general Al-Bashir hace todo lo posible para matarlos de hambre. Esto no es una catástrofe natural, es un exterminio. 

- Hitler no era un dios. Iba en un aeroplano, volando a Núremberg, en un avión absolutamente normal. Él no es un dios. ¿Quién dice que es un dios? Los periodistas lo dicen. No la película. ¿La película dice eso? En ella se ve un aeroplano; todavía no vemos a Hitler, nos imaginamos que él vuela a Núremberg en un avión. 

- Yo no tengo ideales, lo único que hice fue cumplir con mi deber. Sólo era eso. No embellecí las cosas de ninguna manera. Yo quería hacer un documental tan bueno como fuera posible, lo que significa filmar las imágenes con una dinámica cinematográfica pero sin un objetivo concreto; sólo lo que vi. No importa la clase de ideas que se tengan ni lo que se quiere expresar en la película. Es cuestión de presentar lo que se desarrolla frente a tu cámara, más que de trasladar ideas. 

- Yo siempre veo en la vida más lo positivo que lo negativo. La belleza atrae mi atención más que las cosas que no son bellas. Por eso me dedico más a las cosas bellas que a las feas, y por eso la belleza es siempre más visible en mis obras. 

- No soy una clarividente. No podía suponer en 1934 lo que iba a ocurrir durante la guerra, ni que habría tantas muertes. Es un sinsentido suponer que en el año 1934 se pudiera saber que cuatro años más tarde la gente estaría muriéndose. 

- La primera moneda cambió el carácter de los nuba. Desde ese momento, podían comprar cualquier cosa en el mercado. Empezaron a cultivar algodón y lo vendían en el mercado; obtenían dinero con el que compraban otras cosas. Todos quisieron tener dinero. Antes no había ninguna diferencia entre ellos. Sin dinero, todos eran iguales. Pero con la llegada del dinero, unos tenían más y otros menos, y de esta forma, de repente, algo que no conocían antes se levantó entre ellos; una cierta competitividad y una cierta envidia. Y eso cambió su carácter. 

- Donde la sombra de la civilización se extiende, la felicidad humana desaparece. 

- Cuando les enseñé las fotos de cómo eran antes, cuando iban desnudos, de repente se mostraron avergonzados. Les habían convencido de que era malo. 

                                                    - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

Recopilación en prensa: